Anterior Següent
Guantanamo MuseumJabón GuantánamoCartas confiscadasLa llave para no abrir

Guantanamo Museum

Taller de Alícia Framis
Can Xalant
Centro de Creación y Pensamiento Contemporáneo
Mataró 2008

Tres piezas objeto y un vídeo realizado en el taller de Alícia Framis para un contexto posible: el de una tienda del museo Guantánamo cuando la prisión se cierre y los turistas la vayan a ver y a buscar fetiches de recuerdo.

Guantánamo sirve como ejemplo para reflexionar sobre com la seguridad, la justicia y la libertad son derechos muy frágiles en un contexto de la guerra al terrorismo.

Jabón Guantánamo

Taller de Alícia Framis
Can Xalant
Centro de Creación y Pensamiento Contemporáneo
Mataró 2008

Una pastilla de jabón con las letras gravadas de GUANTANAMO es un objeto relacionado con la limpieza con calidad de substancia biodegradable que nos permite explicar la relación de los presos con las autoridades norteamericanas.

Por un lado, hacemos alusión al hecho histórico de "me lavo las manos" del romano Poncio Pilatos para explicar el vacío legal y la falta de garantías respecto a los derechos humanos con los que se administra la prisión.

Por otro lado apelamos a la memoria colectiva; todos recordamos estos hechos un tiempo relativo, puede que el tiempo que tarda en gastarse el nombre de Guantánamo de las pastilla de jabón.
 

Cartas confiscadas

Taller de Alícia Framis
Can Xalant
Centro de Creación y Pensamiento Contemporáneo
Mataró 2008

Un conjunto de cartas que figuran haber sido escritas desde la prisión de Guantánamo con destinaciones a diferentes puntos del mundo representan un relato perdido.

Las cartas escritas en la lengua originaria de los prisioneros permanecen confiscadas por la censura. Los escritos que debían buscar consuelo más allá de la prisión no llegarán nunca a sus auténticos destinatarios.
 

La llave para no abrir

Taller de Alícia Framis
Can Xalant
Centro de Creación y Pensamiento Contemporáneo
Mataró 2008

Una llave sin el perfil torneado que actúa como un objeto inútil para abrir una puerta y su llavero indicando las coordenadas que sitúa el lugar exacto de Guantánamo muestran un despropósito.

 Este objeto nos sirve como pretexto para reflexionar sobre la perversión de la política. A pesar de que esté localizada una injusticia, no es suficiente para abrir la puerta a los derechos humanos. La actuación política y judicial está bajo sospecha, incluso, en paises abanderados de la libertad y la justicia.